Archivo de la categoría: Cactus

Epithelantha micromeris

Epithelantha micromeris
La epithelanta micromeris es un pequeño cactus que suele ser muy buscado por todos los amantes de este tipo de plantas.
Con el paso de los años va formando grupos de pequeñas cabezas con espinas de color blanco que llegan a formar colonias muy numerosas y de gran belleza. Sus espinas, debido a su disposición y pequeño tamaño, son inofensivas y esto contribuye a que sea aún más apreciado.
El cultivo no tiene ningún misterio y se puede considerar a la epithelantha como un cactus de relativo fácil cultivo. Hay que respetar los periodos de reposo durante los meses más fríos, suspendiendo riegos y tan sólo añadiendo algo de agua a la tierra una vez cada mes y medio o dos meses. Los riegos no se retomarán hasta que lleguen los días de solo y algo de calor que será cuando nuestro cactus vuelva a comenzar a crecer.
Sus flores dan paso a unos pequeños frutos alargados, de color rojo, muy llamativos. En México a esos frutos se les conoce como chilillos.

Epithelantha
Comprar Epithelantha micromeris
Ni se le ocurra pagar una fortuna por una epithelanta micromeris. Aunque sea un cactus poco corriente no es tampoco una rareza en los invernaderos dedicados a cultivar este tipo de plantas. Así que no se deje sorprender por una planta que tenga ocho o nueve cabezas, como mucho piense en precios que no superen los 15 a 30 euros, dependiendo de la calidad del ejemplar.

Pelecyphora aselliformis

Pelecyphora aselliformis
Este cactus es una de las rarezas más buscadas por los aficionados a este tipo de plantas. No es muy común encontrarlo en las tiendas de plantas e incluso en muchas especializadas en cactus sólo puede verse de manera ocasional.
La dificultad para encontrarlo se debe a que es un cactus que tiene un crecimiento muy lento y por lo tanto no vamos a poder multiplicarlo con la misma facilidad con que obtendremos rebutias o mammillarias. Incluso el trichocereus peruvianus resulta muchísimo más fácil de multiplicar debido a que tiene un crecimiento rápido y podemos cortar cualquier tallo en varias porciones de las cuales obtendremos nuevas plantas.
Como se puede ver en las fotografías la pelecyphora aselliformis es prácticamente inerme ya que sus espinas son diminutas y más bien tienen forma de escudo.
En México a este cactus se le suele llamar cochinilla y eso se debe a que sus grupos de espinas se asemejan bastante a estos insectos. Incluso recuerdan a la cochinilla algodonosa que suele aparecer como plaga doméstica.
Cactus Pelecyphora aselliformis
Su cultivo no es complicado. Como siempre sucede con los cactus hay que respetar su poco gusto por el agua (tampoco les gusta el tequila). Si en invierno se nos ocurre regalos en abundancia o cuando llegan los primeros días de calor en primavera corremos el riesgo de pudrir nuestra pelecyphora. Es mucho mejor regar durante estos meses muy ligeramente y cada mes y medio como mucho. Tan sólo con evitar que la tierra se quede completamente seca durante demasiadas semanas sería suficiente.
Las pelecyphoras, o como escriben algunos: peleciforas, que están injertadas son más fáciles de mantener que las que crecen en sus propias raices y además suelen producir con mayor abundancia pequeñas cabezas que si dejamos crecer podremos a su vez injertar para obtener nuevas pelecyphoras.

Pelecyphora aselliformis
Comprar pelecyphora aselliformis
Al tratarse de un cactus de lento crecimiento su precio es elevado, sobre todo si decide comprar un cactus de gran tamaño.
Los más económicos tendrán un tamaño de dos o tres centímetros aunque tal vez le compense gastarse algo más de dinero y comprar una pelecyphora de por lo menos 6 o 7 cm.
Si no lo encuentra en los viveros de su zona puede comprarlo en Internet ya que su envío en un pequeño paquete es no sólo posible sino además económico.

Trichocereus peruvianus

Trichocereus peruvianus
Este cactus se ha hecho muy conocido en los últimos años y no precisamente por su belleza sino por sus propiedades alucinógenas. Sin embargo a nosotros lo que nos interesa aquí es cómo cuidarlo y qué tal resulta como cactus casero.
Desde luego no presenta ninguna dificultad en su cultivo ya que tolera bastante bien el calor y el frío, además si se respeta su poca afinidad por el agua, y por lo tanto no lo regamos con demasiada frecuencia, podremos tenerlo durante muchos años.
Es importante también cultivarlo en una tierra adecuada que sea lo suficientemente porosa. No es adecuado utilizar tierras que acumulen mucha agua así que en el fondo de la macete debería de colocar trozos de otras macetas rotas o de cerámica y el sustrato de cultivo debería de obtenerlo de la mezcla de su tierra de jardín con algo de arena.
Prefiere una posición soleada. En invierno procure que reciba la mayor cantidad posible de luz evitando los lugares húmedos, resguárdelo de las lluvias en la época más fría.
Sus flores son grandes y muy hermosas, semejantes a las que producen otros cactus como el conocido como reina de la noche.
A diferencia del trichocereus pachanoi sus espinas son de un tamaño respetable por lo que es aconsejable tener cuidado en su manejo.

Tricocereo cactus alucinógeno
Comprar trichocereus peruvianus
Resulta muy fácil encontrar tiendas que venda tricocereos así que su única preocupación debería de ser el precio, que el cactus esté saludable y que efectivamente sea un trichocereus peruvianus.
En las fotografías puede ver que resulta fácil de identificar. Como mucho podría existir alguna confusión con el trichocereus pachanoi sin embargo como ya hemos comentado éste último tiene unas espinas muy cortas, sin llegar a ser inerme.